Dialécticas

imagen67003g1

En una caleta del Pacífico, bajo ese formato mío de desconexión, me topo con la carta abierta a la conferencia política del PSOE, remitida por Baltasar Garzón y 14 “personalidades” más (http://ep00.epimg.net/descargables/2013/11/02/1e9e88d56cf41e7658c846f9eebec660.pdf). Nada más empezar, ya bloqueo “yo no estoy leyendo esto… María no te sulfures, me digo, y ya lo lees bien en Santiago…” Pero, ya no le dejé de dar vueltas “es que, no puede ser. Alguien, por lo menos, debería decirles un “¡disimulad y redactar esto de tal forma que parezca que os lo creéis!””. Total, que llego a una azotea donde pretendemos acabar con los víveres extras del fin de semana y ya no aguanto más y me la leo entera. Y, lo confirmo, no tiene desperdicio… Y he tenido que desmenuzarla y pensar sobre las formas que son fondo y la necesidad de aprender nuevos lenguajes.

En su primer párrafo donde se presentan: “Somos personas comprometidas con la izquierda (…) queremos participar más activamente en la sociedad…” ¿¡¿Participar en la sociedad?!? ¿Entes externos a ella? ¿Divinidades decididas a bajar de los altares para mezclarse con la sociedad? De verdad que yo no entiendo cómo postulan su intención de cambio mientras siguen diciendo lo mismo… Los nuevos espacios no se construyen “para” la sociedad: somos la sociedad misma la que los construimos.

Continúa en escrito fijando su “objetivo” como “la derrota de la derecha”. Y ya me vuelvo a perder, ¿pero saben en qué momento estamos viviendo? Hacen falta demasiadas propuestas y el espacio que ell@s ocupan en medios, en círculos de opinión e instituciones, como para estar desperdiciándolos así… Yo quiero políticas sociales, quiero más inversión en empleo, en formación, en capacitación, investigación, en servicios públicos, apuesto por un cambio en el modelo productivo hacia uno más sostenible, más equitativo –y posible!- desde el punto de vista social y ambiental, un sistema político e institucional transparente y accesible… Puede ser que, para ello, haga falta que el -des- Gobierno actual vire –y taaaantooo!!-. Pero, eso sería una herramienta, un paso necesario. Previo o coetáneo. Pero, no puede suponer un objetivo (me gustan las definiciones, recordemos que objetivo es “la finalidad de una acción”).

De forma salteada nos encontramos con algunos “todos” que, ni siquiera son muchos, pero se les ha caído por el camino el todas… ¿Nadie del grupo de divinidades ha echado de menos que faltaba el femenino? Sólo hay una la mujer dentro del grupo de 15 firmantes, pero se supone que se dirigían a LA ciudadanía, donde LA mitad de LA población somos mujeres… De verdad, ¿nadie les podía revisar el texto? Como me decía una amiga, “lo hacen sin querer, les sale de manera automática, desde lo más profundo del subconsciente”; pero es que ¿ni siquiera hicieron el esfuerzo de releerlo? ¿Prestárselo a alguien porque 32 ojos ven mejor que 30?

En el escrito, además, afirman que entienden “la decepción y el desencanto con la política, las instituciones y los partidos que le dan sustento”. Y ya estoy al borde del grito: ¡¡pero, ¿cómo no?, si el lenguaje que usáis marca el distanciamiento y la incomprensión!!

El grupo de divinidades habla de “decepción y desencanto”, sí, pero no habla de la nula credibilidad a la que, sin duda alguna, este escrito suyo contribuye. Porque aunque he de confesar algo de admiración por el juez Garzón (quien hizo, hace muchos años, despertar en mi un interés extraño por el país donde hoy vivo, por su historia, su Allende, su dictadura, la impunidad y el NO del plebiscito…), se entiende que ciudadanamente hablemos de la falta de líderes y la pérdida de referentes, porque cada vez que oímos discursos, leemos declaraciones o analizamos escritos, descubrimos que están llenos de palabras, frases vacías de contenido y adjetivos mal-apropiados como lemas.

La revolución política imprescindible y en construcción, se desarrolla en escenarios y medios globales y viene cargada de nuevas fórmulas, palabras contundentes y coherentes.

Una petición y la única coincidencia. Soy mujer y joven y ya que me citan me siento con la capacidad de solicitarles, por favor, divinidades, absténganse de usarme como excusa para sus intereses. Y es que sí, como bien dicen, es más vigente que nunca la frase de Dorian: “el futuro no es de nadie, mi futuro es mi presente”

enero 15th, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *