¿Es una buena idea o no empezar una dieta durante la Navidad?

x1

En primer lugar tienes que pensar cuáles son tus motivos para querer hacer dieta y qué planes tienes para navidades.

Hay personas a las que la navidad les da miedo a engordar y eso provoca más nervios, ansiedad y estrés. En estos casos empezar un plan alimenticio estas días es de una grandísima ayuda porque te podemos dar pautas de cómo afrontar esas comidas y cómo puedes comer el resto de días y el resto de comidas para compensar los excesos y, aunque a lo mejor no estés bajando de peso, evitar que en enero empieces una dieta pesando ya tres o cuatro kilos más.

En la otra cara de la moneda hay personas que prefieren disfrutar de la navidad, de sus turrones y sus dulces y que no les importa el subir un poco de peso para, en Enero, empezar con un régimen, apuntarse al gimnasio y recurrir a la nutrición deportiva para bajar de peso.

Ambas situaciones son aptas y respetables. Pensar que por estar unos días relajado y comiendo sin demasiado miramiento no va a tener remedio es un error. Basta con, en Enero, llevar una dieta baja en hidratos donde primen las carnes magras y las verduras de hoja verde.

Cada persona debe encontrar cuál es su mejor momento para hacer dieta en función de las situaciones sociales a que se afronte, al estrés acumulado durante todo el año… toda obsesión es mala, tanto por exceso como por defecto. Contrólate, compensa las comidas fuertes con posteriores almuerzos y cenas bajos en grasas y, sobretodo, disfruta con amigos y familiares. Valora cada momento con consciencia y rodéate estos días de los que más quieres. Porqué eso si que no tiene precio!

diciembre 29th, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *